Debieron pasar 30 años para que la mas linda volviera a casa.





Paysandú se volvió a coronar campeón nacional de selecciones OFI después de tres décadas sin títulos a nivel de selección mayor, al fin volvimos a tener la más linda del baile como decía Carlos Cabillon, la copa por fin llego a nuestra querida Heroica.

Un titulo mas que necesitado por nuestra ciudad, por nuestro querido fútbol que nunca paro de sacar figuras, de generar buenos futbolistas, pero a la hora de la verdad el titulo lo veíamos desde lejos. Solo los remitíamos a las historias,  que nuestros abuelos o padres nos contaran de aquellos años dorados donde nuestro fútbol estaba en lo más alto a nivel del interior uruguayo.

Tres décadas pasaron, cuantas generaciones si poder vivir ese momento único, ese momento de gloria y sobre todo poder vivir ese sentido de pertenencia con una camiseta de tanta historia, pero el pasado domingo 14 de abril quedara en el mejor recuerdo de todos los sanduceros donde la gente se volcó en el apoyo con la selección de Paysandú, el sentido de pertenencia que se había olvidado por años, se volvía a dar en esta 16ta copa nacional de elecciones OFI.

Un grupo de futbolistas formado desde la humildad, el bajo perfil, sabiendo que todos dependían de todos, que la figura se basaba en el grupo, en dejar el alma en cada partido, consientes que los estaban esperando para las críticas, para volver a decir un año mas NO LE GANAMOS A NADIE o SOMOS UN DESASTRE o para generar ese murmullo que por años se escuchó en cada proceso de selecciones.

Poco a poco el aficionado sanducero fue cambiando ese optimismo, ya no se escuchaban los murmullos de antes, la confianza que trasmitió el plantel le fue llegando al hincha, muchos comenzaron a creer que se podía llegar, que la copa no era mas un sueño lejano, el sentido de pertenencia se fue metiendo en cada sanducero, las excursiones para apoyar en los partidos de visitantes se empezaron a colmar rápido, la bandera blanca comenzó a flamear en cada jornada, unos locos soñadores lleno de ilusiones fueron contagiando al pueblo futbolero, y en un abrir y cerrar de ojos el nombre de Paysandú estaba en boca de todos.

La ciudad de Paysandú volvía a creer en una selección, en los barrios, las escuelas, en cada bar con amigos, en todos lados el tema era nuestra selección sanducera, se volvía apoyar a un fútbol que por muchos años fue golpeado, hasta que llego la hora de la verdad, de dar ese salto a la gloria, la sensación de querer tocar esa copa ya nos invadía a todos los sanduceros, esos sueños tan lejanos ya estaban a un paso de darle vida real a algo que por años me lo habían contado, y vaya si así fue, este seleccionado sanducero se gano mas que una copa del interior, este grupo se gano el corazón de cada uno de nosotros, que supieron soportar las criticas de cada arranque, donde los habían tildado de «LIVIANITOS», pero supieron hacer oídos sordos a los primeros murmullos, el grupo con su bajo perfil comenzó a convencer a todos que cuando estamos juntos se pueden lograr cosas importantes. Se continuo trabajando hasta con menos apoyo que en otros procesos, pero con mucha unión, con una meta puesta, ya nada era lejos e imposible para este grupo de jugadores que salían corriendo de sus trabajos para estar a las ordenes del entrenador.

El domingo 14 de abril fue el dia que te abrazaste con quien estaba a tu lado, que gritaste por una misma causa, que no paraste de cantar por la “BLANCA”, que te golpeaste el pecho por tu Paysandú, que dejaste rojas las manos de tocar ese “BOMBO”, que soportaste largas colas para poder ingresar al estadio, que ya dos horas antes estabas adentro del estadio flameando una bandera,  el domingo 14 de abril fue el dia que volviste a sentir ese amor por la camiseta de Paysandú, lloraste de emoción, gritaste a los cuatro vientos “Paysandú Campeón”.

Una vez mas quedo demostrado que el amor por mi ciudad nunca se pierde, solo que a veces nos cuesta darnos cuenta, que no debemos dejar pasar tanto tiempo para demostrar ese sentido de pertenencia con una camiseta que la llevamos desde la cuna misma.

Si, así fue, un domingo 14 de abril nos pudimos juntar todos por nuestro querido fútbol, y nos preguntamos ¿por que no lo hacemos mas seguido?, si entre todos es mas fácil, si entre muchos se logran mas cosas, necesitamos de todos, los que critican nos ayudan a mejorar, los que apoyan nos ayudan a seguir creciendo, es tiempo de que ese sentido de pertenencia que recuperamos no se vuelva a perder más, pero recuerden, siempre que estemos juntos, todo será mucho más fácil, podemos tratarnos bien, aceptarnos y seguir aprendiendo.

Desde heroica Deportiva le damos gracias al plantel por dejarnos vivir  a cada sanducero un día que se lo regalaremos como parte de nuestra historia a nuestros nietos, donde después de 30 años recuperamos algo mas que una «Copa del interior».

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com