admin 5 mayo, 2018





Somos lo que somos, por lo que fuimos.

Parece una frase tan lógica,como simple

Pero si sos sanducero y te gusta el fútbol ,si no lo viviste te lo contaron tus padres y abuelos ,una,otra y otra vez. La primera vez, quizás,con índole informativa, contándote su experiencia al respecto y que conozcas sobre una época futbolística.pero las veces siguientes, el favor se lo hiciste vos al prestarles el oído, para que, desbordados por la melancolía y la añoranza repitan las historias alrededor de una época que seguramente marcó su juventud , época en la que el fútbol era sin dudas la red social más grande, época en las que hacerse de una entrada para ver la blanca se transforma ya,en una anécdota en sí. Interminables colas desde el lunes y las mejores ropas para ir a la cancha.hacían del fútbol en mi ciudad una fiesta.todas iguales y diferentes a la vez. Según quien la cuente. Pero con un punto en común la gloriosa década del 70. 

Es que hubo una época en que la gloria hizo casa por estos lares, y la habitó en varias oportunidades en los 70 y fines de los 80

Eso, si somos sanduceros y hablamos meramente de los resultados. Pero si amas el deporte que hace del caos y la impredecibilidad su principal característica no existen fronteras para disfrutar el despliegue y el talento de jugadores/autores como los que pisaron las canchas del fútbol del interior. Hoy quiero hablarles de Gerardo Satriano “el bocha”, uno de esos jugadores/autores que le dan esa característica que hace especial al fútbol. Podría cargar mis líneas de datos biográficos. Pero en eso no está su virtud,son solo datos, la virtud está en lo que nos dejó con su obra arriba de verde césped, a ambos lados de la línea de cal.Volante central de cabecita levantada para pasar la pelota y cabeza agachada a la hora de meter y quitar destacándose e imponiéndose en una zona del campo fundamental para el funcionamiento de un equipo. Disculpen la soberbia, pero, permítanme presumir diciendo que el “bocha” es sanducero, se que quizás tiro por la borda las líneas anteriormente escritas con una intención claramente frustrada de ser objetivas. Pero es difícil siendo sanducero y futbolero, no escuchar que el corazón me grita cuando hablo de un nombre propio en la historia de esta gloriosa camiseta. Cómo mostrarme indiferente a uno de los grande artífices de esa década que bañó de gloria el fútbol de mi ciudad. 

Es que solo tener la posibilidad de correr detrás de una pelota defendiendo un escudo, lo convierte a uno en jugador. No es tan simple alcanzar el nivel de” autor”en este deporte.

Dicen quienes saben que el ser humano es el único ser capaz de crear arte.existen tantas expresiones artísticas como habitantes en el planeta.Hay quienes no lo desarrollan y quienes encuentran las condiciones para hacerlo. El bocha encontró en el césped y la de cuero el ámbito para mostrar su obra y deleitar al futbolero en general, pero, particularmente hacer que se le llene el pecho de orgullo al sanducero, a la hora de hablar de la blanca y decir que el “bocha” es defendio mi camiseta. 

HD junto a un grupo de colaboradores estamos recibiendo casacas de varios futbolistas sanduceros, para de forma realizar un bono colaboracion en busca de darle una mano a nuestro querido Bocha Satriano que hoy necesita la mano de todos !!!!! 

Informe por Diego Vico.

En la foto tenemos a Solfildo Piñeiro, Gerardo Satriano y Nelson Manzor, foto genliteza paydeportes.

 

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com