admin 27 junio, 2014

El director técnico de la selección habló sobre la sanción de Luis Suárez y dijo que la selección está “herida pero con mucha rebeldía”

“Cuando se abre un expediente por faltas e incorrecciones que pueden no haber sido vistas por el árbitro y no sancionadas, y se va al registro de las imágenes, para sacar el registro de lo que pasa. Nosotros inmediatamente del partido, no habíamos visto las imágenes. Pero con la apertura del expediente vimos que había una posibilidad bastante cierta de sancionar a los protagonistas de la delegación que fueron dos: además de Luis Suárez el futbolista italiano Giogio Chiellini. No puedo negar que lo aguardábamos, porque si un juez ve esa falta puede haber una sanción”.

“Pero jamás esperamos lo que nos enteramos cuando nos comunicaron los pormenores del fallo. Severidad excesiva. Una decisión que evidentemente está mucho más volcada hacia las opiniones de la artillería mediática que explotó inmediatamente de que terminó el partido. Quien estuvo esa conferencia sabe de lo que hablo. Periodistas que tomaron como único tema ese. Y no sé de qué nacionalidad era pero todos hablaban en ingles. Así como está cerca esa presión mediática, está bastante alejada del trato objetivo que presentan las imágenes de las acciones en el partido referido. Y cuando digo artillería mediática digo que el tema que trataban eran los antecedentes, la historia que tiene Luis por cosas que le han pasado. Todos saben que fue sancionado y cumplió las sanciones. Pese a eso, hay acosos que parecen eternos.

Todos sabemos dónde está el poder. Eso no se discute, que el poder lo tenga el organizador. Pero eso no quiere decir aceptar el uso indiscriminado de ese poder. Sobre todo por el órgano que debe impartir justicia. Como entrenador, como docente que he sido, se me presenta la teoría del chivo expiatorio. Los que han leído sobre psicología de conducción de grupos lo saben. Dar castigo ejemplarizante, no importa que sea excesivo y reiterado al que cometa falta o transgresión, no delito, para que el colectivo, o sea, los que reciben el mensaje, sepan que es lo que está bien y mal, que es lo que de debería hacer.

En el fundamento estamos de acuerdo, obviamente. Pero hay un peligro y se olvidan que el chivo expiatorio es una persona, que tiene derechos y que además de las equivocaciones, le ha hecho muchos aportes desde dentro del campo. Donde por otra parte está el gran poder de convocatoria que tiene estos torneos. Es el aporte de los grandes futbolistas. Eso es lo esencial. Hay que hacerse muchas preguntas que quizás yo tengo las respuestas, pero me gustaría que mucha gente, no solo las que tiene que tomar resoluciones disciplinarias sino tomar decisiones definitivas, lo hagan.

Con este fallo, ¿quién gana?, ¿quién pierde?, ¿quién se benefició?, ¿quién sale perjudicado?, ¿quién se ha salido con la suya? A una de las preguntas no le voy a dar una respuesta contundente pero sí algún matiz. ¿Se evitarán a partir de este tipo de decisiones tan severas todos los excesos? Lo dudo mucho. Porque antes y después en este torneo, se han visto cosas que se han medido con una vara diferente, entonces cuando eso sucede, en primer lugar está la omisión, e inevitablemente se llega a la exageración en el carácter de la pena. No estoy justificando nada y no creo que no se deba sancionar, pero siempre hay que dar una oportunidad al que transgrede o se equivoca, por eso no estoy totalmente de acuerdo con la teoría del chivo expiatorio.

Lo definitivo, lo excluyente en nuestra visión muy subjetiva pero tomada dentro de este grupo de trabajo, lo conocemos bien al protagonista de todo esto y no solo por su perfil, hay otra parte de la persona que existe pese a que se lo quiere poner de lado. El mensaje es que la severidad fue excesiva. Desde hace muchos años he tenido vinculación a FIFA como instructor de cursos, como miembro de estudio técnico en Mundiales desde Francia 98 y actualmente ocupo un cargo en la Comisión de Estrategia de FIFA. En este momento siento que debo alejarme de ese cargo. No es prudente coincidir con personas que presionaron para promover este fallo, que lo sancionaron, que manejan criterios y valores muy diferentes a los que yo creo tener. Por lo tanto, en los próximos días, presentaremos la renuncia a ese cargo, por este motivo de la manera que corresponda cumpliendo con la parte formal.

Para el final a Luis Suárez persona que es la que ha convivido con nosotros siempre y la conocemos más que nadie, el camino que ya ha recorrido que es arduo, lo debe recorrer nuevamente intentando, pero ya adelantarle que jamás va a estar solo en ese intento y a los aficionados uruguayos, que obviamente al igual que nosotros, están conmovidos con la resonancia de esta sanción, decirles que estamos heridos y con una fuerza terrible y con muchísima rebeldía. Por eso, más que nunca para el partido de mañana “vamos que vamos”. Fuente diario observador

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com