Sin Fútbol una vez mas.





Sin dudas que el plenario de clubes que se realizó la pasada jornada en la liga de fútbol de Paysandú marcara un antes y un después en lo que respecta las relaciones contractuales entre Árbitros y la liga de fútbol.

Lo habíamos anunciado que tras las dos suspensiones por la inasistencia de árbitros  de los partidos que debían disputar en Parque Estudiantil entre Independiente vs Wanderers y en Parque Sud América entre el local y Boston River de Quebracho, habría un quiebre entre árbitros y clubes,  en la pasada jornada tras el plenario de clubes  este tema quedo en evidencia, donde determinaron que pedirán sanciones y resarcimientos económicos, también se pedirá que no sean tenido en cuenta para todas las actividades del fútbol para los árbitros que se ausentaron el pasado domingo.

Quedo más que evidente las diferencias que hay entre dirigentes y árbitros, si bien todos están en la misma sintonía en repudiar la violencia, se tomaron caminos muy diferentes, los clubes manifiestan que los agresores serán penados por el tribunal de penas, que el árbitro tiene las herramientas necesarias para continuar la agresión recibida por un jugador de fútbol en el ámbito de la justicia penal, donde si bien se acepta las suspensiones o párate de actividades por el fin de semana siguiente a la agresión, también se intenta que no terminen afectando el trascurso normal de las diferentes actividades como sucedió el pasado domingo 6 de agosto.

Hay árbitros con ganas de dialogar, hay dirigentes en la misma sintonía, pero las determinaciones desde el pasado domingo hasta la fecha abrieron un bache entre ambas partes, la violencia gana una vez más, jugadores que reaccionan sin medir consecuencias donde en una fracción de segundos determinan reacciones que son repudiables por todos, donde deben de pasar por un ingrato momento hasta el propio jugador de fútbol.

Nos queda esperar, hay un notorio quiebre en las relaciones, que con el pasar de las horas fue teniendo mas diferencias entre ambas partes, el pasado domingo 6 de agosto fue un ante y un después, de eso no hay dudas, árbitros y dirigentes deben bajar la pelota, dialogar y buscar la seguridad de todos, cada uno deberá de replantearse el camino, en los últimos 4 años es la 5ta vez que se para el torneo en sus diferentes categorías por este tipo de casos, donde la violencia esta dentro de los campos de juego, acá hay que barajar y dar de nuevo, donde el único que termina perdiendo es el fútbol que una vez más tendrá sus canchas vacías sin actividades esperando por una pronta solución.

You may also like...