Seguimos de Mal en Peor……

Año tras año se ve como el arbitraje sanducero tiene un desmedido protagonismo en cada una de sus actuaciones, esto también se volvió a repetir en el último amistoso de la selección de Paysandú cuando la terna compuesta por Herrera, Barreto, Ledesma y Rivero decidieron retirarse del campo de juego por sentirse amenazados, quizás si las amansas existieron eso no lo podemos discutir ya que son los protagonistas los únicos que pueden certificar estos hechos y a nosotros solo nos queda creer en la palabras de los que realmente estaban involucrados, pero si ponemos en tela de juicio las decisiones tan arrogantes que se toman sin antes medir las consecuencias, acá debió de existir el dialogo entre los dirigentes y cuerpos técnicos involucrados pero se decidió dentro del campo de juego irse como si nada y claro una falta de respeto total ya que el partido se debió de encarar con más seriedad a la hora de tomar tan absurda decisión, pero claro si miramos los torneos locales en cada divisional y categorías estos hechos se ven con mucha frecuencia, cometen incoherencias entre ellos mismos a la hora de llevar a cabo los reglamentos, partidos que se suspenden por un petardo que cae dentro del campo de juego pero en otros casos estos mismos señores no suspenden el partido por un episodio similar y solo mandan advertencia, un árbitro suspende un encuentro en una cancha porque argumento que la luz artificial no era la adecuada pero otros a la semana siguiente arbitran con esa misma luz como si nada, también se suspendieron partidos por falta de pelota donde se tuvo menos de 5 minutos de tolerancia en esta caso pero otro arbitro tuvo 45 minutos de tolerancia cuando un guardia de seguridad se había retirado del campo de juego , son criterios muy diferentes que se miden de maneras que cada vez entendemos menos, el colegio premia a arbitrajes de muy mala manera dándoles la siguiente semana partidos de suma importancia.

Otro año que se vuelve a repetir agresiones de parte de jugadores hacia los réferis, se paró el futbol se discutió más de lo que se solucionó y todo continuo igual nadie fue al problema de fondo, clubes con posturas muy diferentes con los árbitros, la solución era dinero y todo seguía igual, nadie busco acercar a los jugadores con los árbitros para abarcar este problema como se debió de hacer, nosotros siempre lo dijimos que dos jugadores referentes por clubes se debían de reunir con los árbitros y tener un dialogo más fluido, pero claro se buscó la solución por otra vía y fue la económica, sobre seguridad poco se vio con respecto a lo anterior, los árbitros cometen  incoherencias grandes a la hora de poner el reglamento sobre la mesa, ejemplos hemos expuesto algunos pero tenemos muchos mas que deberíamos exponernos en una nota más extensa, la soberbia de algunos nos a ganado la pulseada, vamos de mal en peor y nadie busca solucionar los verdaderos problemas, el futbol esta a merced de lo que decidan estos señores y el que no le guste no tiene otra alternativa, por el bien de nuestro futbol seguimos esperanzados en que las cosas cambien es el sueño que tenemos en cada párate, jugadores, técnicos y dirigentes deben de exigir ser mas respetados pero claro también deben de poner de su parte ellos mismos, el arbitraje de Paysandú tiene entre todas las cosas un nivel más que aceptable pero ciertas actitudes de algunos pocos terminan embarrando la cancha, el futbol tiene un par de meses de parate es buen momento para el dialogo, la organización, con el único fin de que todos se sientan seguros y no se tengan que lamentar hechos de violencia ni arrogancia que no suma para nada en nuestro futbol.