La sintonía entre árbitros y jugadores se va deteriorando.




El pasado lunes se dio a conocer el fallo a Dan Correa por su agresión al árbitro Cabillón a los 37′ del segundo tiempo en el partido Libertad y Litoral, 12 meses de sanción para el jugador por este episodio, sin dudas en lo que va del año este tipo de temas es reiterativo y se vivió hasta en la categoría sub 15.

*
La sintonía entre árbitros y jugadores se va deteriorando, la sintonía entre árbitros y técnicos ya dejó de existir desde hace mucho tiempo, vemos muy común reiteradas expulsiones a varios entrenadores, por sus protestas airadas propinando hasta graves insultos sobre los colegiados.3

Pero nosotros cada semana vemos diferentes episodios donde el límite entre la cordura y la locura es mínima, cosas y casos insólitos, donde el árbitro no se ha sabido manejar con cordura como por ejemplo (no vamos a nombrar el partido ni el árbitro por respeto) pero sin dudas los actores saben muy bien de quienes estamos hablando por ser partícipe de este episodio, una señora sentada en la tribuna desde que comenzó el partido protesto cada jugada muy cerca del segundo asistente, y al lado de las cabinas de trasmisión donde estábamos nosotros y nuestros colegas, ya promediando la segunda parte la señora continuaba reclamando y en una el asistente se da vuelta y le dice ”Dejate de protestar todo, si estos locos juegan espantoso, son horribles”, esto nos dejó atónito a todos, pero imagínense a la señora que siguió gritando peor de lo que lo hacía, aca lo primera una persona que paga una entrada ya se cree con el derecho de insultar bajo cualquier termino y eso sin dudas que no debería ser así, y lo segundo los asistentes no pueden tener contacto con el público ya que eso puede agravar cualquier situación.

*
Pero después les voy a dar un pequeño ejemplo para que vean en la locura que se actúa sin pensar las cosas, un jugador es amonestado bien por el árbitro, este le protesta el capitán de su equipo intenta pararlo haciéndole frente, pero este continua con su cometido, minutos más tarde el jugador comete una grave falta el árbitro bien le saca la segunda amarilla y por lo tanto el jugador ve la roja, el partido se reanuda y el jugador ya expulsado se va hacia la tribuna y le comienza a propinar más insulto al árbitro, este para el encuentro y lo manda a sacar de la cancha, por este episodio el jugador se llevó 3 fechas de sanción que muy buen pudo ser el doble.

*
Coloque un par de ejemplos de los muchos que suceden donde el hincha está más dedicado a insultar que alentar a su equipo, donde el asistente estaba más preocupado lo que se decía a mirar las incidencias de juego, y por último la tolerancia que un árbitro tuvo con un jugador que nunca entro en razón y se dio lo que se presumía.

*
Sin dudas en cada finalización de torneo o donde uno juega puntos importantes vienen las descargas o culpas directas a los árbitros por un resultado negativo, pero no se toman en cuenta las atenuantes o alternativas de juego, para ver las verdades de las cuestiones, si un jugador erra un gol bajo de arco, no lo hace por querer ir contra los intereses de su equipo, si un golero se le escapa la pelota y es gol del contrario sin dudas no lo hace por querer ir contra su equipo, son errores que suelen pasar, fracciones de segundo que te pueden dejar marcado, pero somos humanos y este deporte rey como es el fútbol tiene muchísimas atenuantes que son impredecibles y este tipo de cosas pasan con los árbitros, errores pueden cometer, son personas que ejercen una labor que pocos quieren hacer, pero siempre hay que recordar en la honestidad de las personas, y creer en ello, un árbitro no merece ni agresión física ni verbal ni nada que se parezca.fallos

El fútbol es polémica y nunca vamos a concordar con varias apreciaciones que se ven en una cancha, los favorecidos nunca van a decirle al árbitro mire señor juez yo fingí esta falta o ese penal que me cobro a favor no lo es, pedimos honestidad en el fútbol, algo que con el pasar de los años lo vemos más lejos, el jugador suele fingir, un golpe, una falta, una agresión o lo que sea con tal de conseguir una pequeña ventaja, esto es así y seguirá siendo así, ese mismo jugador que fingió una falta que consiguió que el árbitro compre, ve que expulsan injustamente a su colega y no se le mueve una pestaña para evitar ese grave error, pero el encuentro continua el cuadro rival lo vence después de un dudoso penal y sale corriendo a gritar me “robaron el partido”, y es lo que le intentan vender a la gente después sin asumir que su colega se había ido mal expulsado por su falta de honestidad. Pero debemos de creer en la buena voluntad entre colegas, debemos creer en la buena fe de los árbitros y pensar que este deporte siempre nos dejara alguna polémica pero sin la intencion de perjudicar al otro.

El fútbol tiene muchas atenuantes, muchachos bajemos la pelota, la vida no comienza ni termina en un partido de fútbol, sepamos asumir nuestros roles, colegio de árbitro debe de hacer todo lo que este a su alcance para que sigan llegando nuevos árbitros, sin ellos el fútbol no puede tener una programación adecuada, dirigentes tengamos en cuenta los árbitros disponibles de antemano y armemos calendarios, donde no se superponga la activad, entrenadores sepan entender las reglas de juego y trasmitir tranquilidad al que este adentro que seguramente eso conllevara a un buen final, jugadores esto es un juego donde lo hacen por amor, dejan sacrificio horas y una mala reacción solo ara que pasen mal quienes los quieren verdaderamente, y por ultimo árbitros sepan que el buen desenlace de un encuentro está en sus manos, cuanta más seguridad se trasmita más a su favor estará el desenlace del juego, no confundir una mala tarde con un mal proceder. Juguemos al futbol muchachos, disfrutemos y sigamos cosechando amigos, que el triunfo es de todos los que adoramos el fútbol.

Informe por Sergio Feris.

You may also like...

1 Comment

Comments are closed.