Festejos de los 154 años de la Declaratoria de Paysandú Ciudad





Poco antes de las 16 horas del domingo 4 de junio, Lucila Ludueña y Jackson Meléndez, que representaron a Paysandú en las últimas Olimpíadas Especiales, encendieron el pebetero emplazado en Plaza Artigas y dejaron oficialmente inaugurados los festejos de los 154 años de la Declaratoria de Paysandú Ciudad. La llama llegó a nuestra ciudad desde Chapicuy, trasladada por un grupo de atletas voluntarios.

Más de 100 kilómetros

Tras llegar a nuestra ciudad por Ruta 3, proveniente de Chapicuy, Quebracho y Lorenzo Geyres, las antorchas recorrieron Wilson Ferreira Aldunate hasta Bulevar Artigas, para luego continuar hacia Avenida España y 18 de Julio, y finalmente arribar a Plaza Artigas, donde se encendió el pebetero que arderá durante los festejos del 154 aniversario de la Declaratoria de Paysandú Ciudad.

La referente de Deporte Comunitario de la Intendencia, Victoria Richart, acompañó a los voluntarios desde la salida, que se produjo a las 8.15 de la mañana en Chapicuy, hasta el arribo a Plaza Artigas, ya sobre las 16, donde el grupo fue recibido por la directora general de Promoción y Desarrollo, Margarita Heinzen; el subdirector de esta repartición, Guillermo Acosta y el director de Deportes, Julio Loguirato, así como por sanduceros que se acercaron a presenciar el encendido del pebetero.

Frío, niebla y llovizna

Richart indicó que la llama fue portada por numerosos sanduceros que se inscribieron para la tarea, incluso por la alcaldesa Susana Barrute, a lo largo de un recorrido por ruta y por caminos vecinales, por momentos bajo llovizna, con mucho frío y en medio de una densa neblina, siempre acompañados por una camioneta, una ambulancia de CHAFMAN y por el ómnibus municipal, que transportaba a los atletas encargados de efectuar los relevos.

“El tramo por camino vecinal fue de 22 kilómetros, entre Quebracho y Lorenzo Geyres”, afirmó la referente.

El trayecto dentro de la ciudad –informó- debió modificarse debido a las inundaciones y se tomó la decisión de no realizar el acto previsto.

La emoción

El momento más emotivo se vivió próximo a las 15.40, cuando los atletas que transportaban la llama por 18 de Julio, al llegar a la zona de Liceo Nº 1, en el cruce con Silván Fernández, entregaron cuatro antorchas a niños del club “Los Sauces” que practican fútbol en silla de ruedas, quienes se encargaron de completar el tramo de unos 200 metros hasta Plaza Artigas, donde, tras circunvalar la rotonda, confiaron la tarea de encender el pebetero a los atletas paralímpicos sanduceros Lucila Ludueña y Jackson Meléndez, que integraron la comitiva de 60 atletas uruguayos que participaron en las Olimpíadas Especiales de Panamá.

“La idea fue abrir la invitación a la comunidad”, afirmó Richart refiriéndose a la decisión de convocar a toda la ciudadanía a sumarse al traslado de la llama.

fuente de info http://www.paysandu.gub.uy, FOTOS GENTILEZA VIA FACEBOOK.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *