El efecto Domino “Control o Descontrol de Amarillas”.





Hace unos días dábamos la información de que Wanderers de Artigas perdió el titulo como campeón del fútbol local en los escritorios por la inhabilitación de German Díaz por acumulación de tarjetas amarillas, a la que se sumaba en el torneo de la divisional B en Paysandú donde Progreso logro el ascenso por tener el club Independiente inhabilitado al jugador Cristian Herrera.

Como efecto domino ahora las temporadas de fútbol se definen en los escritorios, en Fray Bentos Tulipán derrotó a Laureles 3 a 0 y se corono como campeón, pero Laureles presentó ante la Liga Departamental de Fútbol de Río Negro la protesta por la inhabilitación de Joan Reina, jugador de Tulipán. Lo que genera que el torneo se deba de definir en los escritorios.

Ahora a estos casos debemos sumarle la situación originada en el fútbol de Young, San Lorenzo tras  ganar en la primera final 1-0 y empatar en la segunda final 1-1 frente a Miramar se corono como campeón, pero el elenco de Miramar protesto por entender que el jugador Bruno Acosta estaba inhabilitado por acumulación de amarillas, en la pasada jornada el tribunal de penas se expidió con respecto a esta protesta y le dio ganado el partido a Miramar, por lo que deja el titulo inconcluso ya que si Miramar ganaba aquel encuentro que termino igualado el título de campeón se definía en los tiros penales.

Ahora lo que paso en esta situación es muy compleja ya que el mismo tribunal de penas no peno al jugador como marca el reglamento en este tipo de casos por entender que es un error inherente a la administración.

Imagen del formulario de la polémica donde el arbitro Alfredo Dungey coloca el numero 1 como amonestado al minuto 41′,  pero los dirigentes de San Lorenzo entendieron que era el numero 7.

En la cuarta fecha contra el Trebol el árbitro coloca un número como el amonestado que parecía un 7 en el formulario pero el jugador que había sido amonestado era el numero 1(Juan Botta) ,Bruno Acosta jugador numero 7 recibe amarilla frente River en la 5ta fecha, San Jose en la 7ma, terminando el torneo con 2 amarillas y recibiendo la 3ra amarilla en el primer partido de los play off frente a River de San Javier, pero aquí los dirigentes de San Lorenzo tomaron  en cuenta  el formulario de la 4ta fecha que tenía el numero 7 como el amonestado(pero el árbitro coloco el 1), la cuenta para San Lorenzo era clara y decidió parar al jugador en el partido revancha frente a River de San Javier a los efectos que cumpliera el partido de sanción correspondiente, el problema comienza cuando jugador Bruno Acosta en la primer final frente a Miramar  vuelve a recibir la tarjeta amarilla lo que sería su cuarta amonestación ya que la amarilla de la cuarta fecha había sido para el numero 1 Juan Botta, es tan complicado el tema que el tribunal de penas le dio los puntos a Miramar pero no sanciono al jugador por entender que es un error inherente a la administración. Lo concreto que Young no tiene campeón en este 2016 que acaba de finalizar y el tribunal de penas no se expidió como se deberá de definir este título que hoy está sin un campeón.

Los problemas por las amonestaciones e inhabilitación de jugadores sigue sucediendo y se expande a nivel nacional, en Paysandú llevamos cuatro casos en tres temporadas donde los campeones dejaron sus tronos, algo que sin dudas parece tan fácil de controlar pero a la vez genera que los campeonatos se deban de definir en los escritorios, sin dudas una deuda muy grande para el futbol amateur a los efectos de evitar estos males que vienen en aumento.

 

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *