admin 25 abril, 2018





Es de conocimiento público que en los últimos días se desalojó al club Huracán  del predio que los curas del oratorio Fraga recibieron en donación y que en su  momento cedieron para que esta institución social desarrolle sus actividades  desde hace ya 25 años. Hace unos años esta donación fue vendida a una  cooperativa para que un grupo de familias alcance el sueño del hogar propio. 

Hoy la realidad lo encuentra al equipo deportivo entrenando bajo un foco. Y lo  que antes era un todo. hoy son cuatro categorías dispersas en los canteros de  calle wilson ferreira   …y los intereses materiales opacan y enfrentan la nobleza de dos causas…y…​uno  no se da ni cuenta 
Sabido es que el acceso a una vivienda es un derecho al que no todos podemos  acceder y que se vuelve una prioridad para un padre proveer un techo a sus hijos.  

Pero qué pasa cuando esto implica un perjuicio para una causa igual de noble? 

Hasta este punto al mejor estilo de las películas de suspenso no aparece el malo.  De hecho en esta no va a aparecer. Pues al igual que nos damos cuenta de la  presencia del viento al sacudirse los árboles o de la gravedad cuando la manzana  ya chocó con el piso. Solo vemos la consecuencia del cuestionable accionar del  villano de esta película. Pero nunca su accionar. Al menos hasta que todo ya  sucedió.

Y se perjudicaron inocentes, Huracán FC es la otra causa noble que se vio opacada al defender su fin. Deportivo?  Si! Es la parte del iceberg que se ve. Quién no ha escuchado hablar de huracán en  los últimos años por sus logros deportivos o por ser el chivo expiatorio de las  miserias del fútbol local. A causa de las lamentables conductas de una minoría.  Que no son ajenas al resto de los clubes de convocatoria masiva en Paysandú.  

Pero la parte sumergida del iceberg es la que se da de lunes a viernes, cuando  dirigentes con más para perder que para ganar salen a golpear puertas para no  meter manos en sus bolsillos. (Cosa que generalmente termina sucediendo). Para  armar un guiso con lo que se consiga para al menos ofrecerle eso a quienes  defienden la camiseta de sus amores, desde donde sea, sin importar si el chico es  bueno regular o malo ,ni siquiera el lugar en la tabla.  
Después de casi 70 años ofreciendo un plato de comida a adolescente y niños al  menos una vez a la semana y un par de horas diarias pateando la pelota lejos de  las calles y las malas influencias, con lo que eso hoy implica. Este se transformó en  el verdadero compromiso.  
 
 
Curiosamente una donación se transformó en una venta y la promesa de otro  espacio físico para atender las necesidades de un club deportivo se transformó en  un manoseo de quien vio una oportunidad de lograr su fin a través de esta noble  causa,pero también de quien entendió que le estaban sacando el agua de su  molino. Aunque el agua está ahí hace años y se percató de de su existencia cuando  la vio en riesgo porque a alguien le pudo ser muy útil. Prefiriendo que permanezca  inactiva si no podía utilizarla en su beneficio.  
Como termina la película?! 

Una institución deportiva, decantada involuntariamente a soporte de al menos 60  adolescentes ,con la incertidumbre de a donde van? Un grupo de familias. Con la  felicidad a medias.Pero un bolsillo gordo y una promesa diluida entre leyes  decretos y actitudes avaras. 
Quizás por desconocimiento o descreimiento a uno le cuesta pensar que este no  es el final de esta película. Pero si, mantengo la esperanza de que al final todos  sean felices. Sentimiento que hasta ahora esta en las antípodas de una de las  instituciones sociales que está cuando el estado no.

Informe por Diego Vico.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com